Más arquitectura, menos urbanismo

septiembre 8, 2006 at 9:42 pm 2 comentarios

           POR  LA CIUDAD Y EL TERRITORIO

            La Gran Zaragoza que concebimos para el 2025 parte de un modelo urbano bastante definido como es el nuevo Plan General, aprobado por amplio consenso político y con gran rigor técnico, que establece unas previsiones de 89.034 nuevas viviendas a largo plazo, en teoría 200.000 nuevos habitantes hasta llegar a esa eurociudad metropolitana de cerca de 800.000 habitantes de las décadas venideras.

            Así el debate urbanístico de Zaragoza está muy próximo a su finalización y de alguna manera, la forma de la ciudad construida en el futuro próximo está bastante determinada. Y no sólo por la propuestas de ordenación del plan, sino especialmente porque las piezas de suelo urbano por consolidar o recualificar, las operaciones urbanas estratégicas y los grandes desarrollos de suelo urbanizable, sean de carácter residencial o productivo tienen en su mayoría, antes de su tramitación administrativa, una ordenación pormenorizada del trazado de sus respectivos viarios, de la asignación de usos, intensidades, aprovechamientos y tipologías, de la cuantificación y localización de equipamientos y cesiones, en definitiva de la organización de la trama urbana resultante. De hecho, en la prensa regional o directamente en Internet se pueden consultar recreaciones visuales de avances de planes parciales o especiales, que llegan a la escala del diseño urbano, y de proyectos como Arcosur, Valdespartera, Plan de Riberas del Ebro, Recinto de la Expo 2008, Portillo-Entorno de la Intermodal, PLAZA, etc.

            El hecho de que la composición morfológica de la ciudad esté tan resuelta puede ser una ventaja. Por el contrario, la urbanidad futura de Zaragoza es algo más complejo, esto es, la relación entre el espacio construido (urbs) y la comunidad social (civitas). Una ciudadanía que supera el límite municipal y se extiende por los ejes metropolitanos de la Gran Zaragoza. Pero el tema de la definición territorial es objeto de un análisis adicional.

            El presente artículo se refiere a una escala mucho mayor, aquella inferior a 1: 1.000 y que, en palabras de Aldo Rossi, permite la verdadera construcción de la ciudad en el tiempo, y cuya desatención ha provocado manifiestos como los de Rem Koolhaas anunciando la muerte del urbanismo, que no de la ciudad. La futura Gran Zaragoza debe prestar una exquisita atención a la ejecución de proyectos de arquitectura de elevada calidad por sus valores urbanísticos, más que por los habituales de carácter estratégico, social y cultural. Si analizamos los últimos números de las revistas especializadas de arquitectura observamos que las referencias a nuestra ciudad son mínimas: la ampliación de los Juzgados, el Hotel Ciudad de Zaragoza y la Biblioteca de Aragón, en la década de los noventa, así como la estación AVE y el proyecto de campo de fútbol en el presente siglo. Un número de menciones que es desolador si lo comparamos, no con otras ciudades de nuestro tamaño, sino con otras menores como Pamplona, La Coruña, Gerona, Córdoba, etc. Si ampliamos el análisis a los suplementos sabatinos de divulgación cultural de la prensa nacional, vemos que en la sección de arquitectura rara vez aparecen edificios zaragozanos.

            Además existen proyectos de arquitectos de reconocimiento internacional, Aragonia (del Premio Pritzker Rafael Moneo, cuya opera prima está en Zaragoza) o el Estadio de Valdespatera (de Ricardo Bofill) que aún no han visto su ejecución por diversos motivos. La “buena arquitectura” de la Gran Zaragoza debe hacerse con proyectos de autor de prestigio, porque además genera un ambiente cultural propicio de intercambio de ideas con los arquitectos locales, entre los que hay destacadas figuras. Mérito relevante es asimismo la voluntad de implantar en Zaragoza una facultad de Arquitectura, impagable es la labor de restauración del patrimonio y plausible la acción cultural del Colegio de Arquitectos de Aragón, y de su Premio García Mercadal, así como el reciente concurso de 610 viviendas sociales.

            Pero todo ello no es suficiente, como tampoco lo es en sí misma la estación de Ferrater y Valero. Es un buen punto de partida por la calidad de la solución proyectada, pero una estación de tren, ni un bloque de viviendas son edificios que generen un interés colectivo como lo pueden ser equipamientos culturales, de congresos o centros empresariales. Los ejemplos de Ghery en Bilbao o de Calatrava en Valencia, además de Madrid y especialmente Barcelona son quizás demasiado obvios.

            El urbanismo por sí solo no es el “bálsamo de Fierabrás” de los retos políticos sociales, económicos, culturales o infraestructurales de una ciudad. Nada más lejos de la realidad. El urbanismo necesita de instrumentos concretos, de edificios que se conviertan en símbolos. La construcción urbana pasa, o se transforma, mientras que la construcción arquitectónica queda. En Zaragoza tenemos una experiencia bimilenaria de ello. Pero ante la ciudad del futuro hay que actuar con la lógica del urbanismo postmoderno que, como dice Nan Ellin, se fundamenta en la sutileza, y lo sutil es la creatividad y la genialidad en el proceso de proyectación arquitectónica singular.

            Una de las claves de la Gran Zaragoza es que sea una Bella Zaragoza, para lo cual es preciso que se definan programas sólidos de necesidades colectivas (públicas y privadas) y que se materialicen en edificios de referencia europea. Por ejemplo, la conversión del recinto de la Expo 2008 en una Ciudad de las Culturas (Biblioteca de las Tres Culturas, Palacio de Congresos, Museo de los Sitios y de la Paz, etc.). Estas y otras propuestas deben incrementar el sentimiento de apropiación de los ciudadanos, fortaleciendo la urbanidad, no con el urbanismo, sino con la arquitectura.

             Por eso mismo, más arquitectura, menos urbanismo.

N.B. Publicado en Heraldo de Aragón, II-II-MMIV

Entry filed under: urbanismo. Tags: .

la ciudad, una historia global Bienal de Venecia: Ciudad, arquitectura y sociedad

2 comentarios Add your own

  • 1. Arq. Javier Rivera Alcantara  |  febrero 17, 2007 a las 1:33 am

    Me parecen muy interesantes los articulos de arquitectura y urbanismo. espero consultar mas seguido su pagina de internet y estar en comunicacion con uds.

    Responder
  • 2. Arq. Javier Rivera Alcantara  |  febrero 17, 2007 a las 1:35 am

    Son interesantes los articulos que aqui se muestra y de hecho va de acorde con mi carrera profesional.
    saludos a todos desde acapulco, mexico

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


septiembre 2006
L M X J V S D
« Jun   Nov »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Archivos

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: