Del urbanismo de la crisis al urbanismo de la austeridad territorial

febrero 7, 2011 at 11:48 pm Deja un comentario

Durante los años ochenta, se escribió en más de una ocasión que el estado de la disciplina era una natural evolución del urbanismo de la crisis a la crisis del urbanismo. El contexto de euforia y confianza en el planeamiento, especialmente en España coincidiendo con el desarrollo de la transición, derivó en un relativo escepticismo hacia éste cuando no fue capaz de resolver problemas de carácter socioeconómico derivados de la duración de las crisis de los años 70 hasta bien entrada la década siguiente. Metrópolis, territorio y crisis fue un libro que ejemplifica bien el discurso de aquella época que además vino a coincidir con el auge del urbanismo morfologista o del proyecto urbano, señalado en posts anteriores, así como con manifiestos sobre la muerte del urbanismo como el conocido de Koolhaas.

En los momentos actuales, el urbanismo (o mejor dicho, la mala planificación, gestión y política urbanística) han sido factores determinantes (aunque no únicos) de encontrarnos con una grave crisis económica y unas tasas elevadas de paro. La vinculación entre burbuja inmobiliaria y quiebra del sistema hipotecario es un hecho tan indiscutible, que no hace falta esperar al censo de 2011 para darse cuenta de que ante un crecimiento demográfico (o turístico) determinado, el de las viviendas y los nuevos suelos urbanizados ha sido desproporcionado.

Dejando atrás otras connotaciones de carácter socioeconómico, la crisis ha colocado como protagonista al territorio como soporte de la actividad humana y como reflejo de unos procesos de dispersión espacial que en nada guardaban relación con las formas y modos de producción urbanística anteriores. Y aquí la geografía y la urbanística han quedado más unidas que nunca al recuperarse el discurso de la necesidad de la ordenación territorial, del paisaje, de la sostenibilidad ambiental bien entendida (y no como un lema propagandístico)

La necesidad de recuperar la austeridad en el consumo del territorio deberá imponer no sólo un ajuste entre crecimientos sociodemográficos y urbanísticos, sino que servirá de elemento de reflexión sobre la conveniencia de establecer estructuras económicas que hagan posible el cambio al que nos dirigimos, sugerido a modo de ejemplos, por los datos de Did you know?

En esta línea me permito incluir una serie de reflexiones de mi admirado José María Ezquiaga, cuando dice que ha llegado el momento de repensar el urbanismo, a modo de breve antología de sus opiniones con ocasión de recientes entrevistas sobre la crisis inmobiliaria, el plan de Madrid Centro, la Operación Chamartín, etc.

. “Hasta ahora, la legislación del suelo estaba pensada para crecer. No tenemos instrumentos para afrontar un marco recesivo”. Sería necesario, dice, aumentar la densidad de tanto ensanche, terminar las casas a medias, reprogramar el suelo urbanizado en desuso, apostar por una vivienda colectiva, tasar los alquileres. “No lo contemplan las leyes, pero tampoco contemplaban esta crisis”. El sociólogo y arquitecto, premio Nacional de Urbanismo, muestra además la herida abierta de algo que veremos llegar: el coste social de mantener servicios básicos en lugares vacíos. “La escolarización, el transporte, la seguridad, la salud… Tener barrios a medias y deshabitados supone una situación dramática para los Ayuntamientos. ¿Cómo vamos a pagar esto entre todos?”.

“Nosotros apostamos por vivir en el centro y nuestra idea es que mejor que llevar los ciudadanos al verde, traer el verde a la ciudad.
No solo es posible pensar para gastar. Es también posible pensar para gastar mejor y ahorrar, esa es la filosofía del Proyecto del Centro muy alejado de buscar efectos espectaculares. Las licencias solo se tendrían que suspender cuando se revise el plan.
El proyecto apuesta por el reciclaje, planteando como preferente la rehabilitación, pero también la sustitución cuando el contendor está muy deteriorado
Durante muchos años hemos pensado que el granito estaba asociado a “nobleza”. Estoy convencido de que desde una visión más contemporánea el verde y el árbol serán considerados tanto o más “nobles” que las piedras. Las alternativas de espacios públicos que proponemos desde luego son “blandas” y para usarse sobre todo pensando en los niños.”

“Hoy es muy importante reactivar la centralidad frente a la tendencia dominante de la suburbanización, que lleva a las afueras los servicios y las instituciones, como la ciudad financiera. Irse fuera no es sostenible.”

Entry filed under: urbanismo. Tags: .

Top Planning Issues of 2010 Libro Blanco de la Sostenibilidad en el Planeamiento Urbanístico Español

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


febrero 2011
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28  

Archivos

Feeds


A %d blogueros les gusta esto: